Entradas

Los 10 principales hábitos de éxito de los empresarios online

Sería estupendo poder contar con esa píldora mágica que nos otorgara el éxito que siempre hemos deseado. De hecho, muchos empresarios en línea sugieren que existe ese secreto del éxito y que aún no ha sido descubierto.
Sea como fuere, si existiera, el mismo se centraría en no pensar que el mundo está en contra de que lo descubras. El “enigma”, posiblemente, no sea más que hacer las cosas correctamente, y crear hábitos para contribuir a que se alcance el éxito deseado.

He aquí los diez hábitos fundamentales de los empresarios altamente exitosos:

1.- Sentirse cómodo en lo incómodo

Todos los empresarios son conscientes de la incomodidad intrínseca a un negocio. Salir de la zona de confort conlleva un alto nivel de inseguridad, pero he ahí la cuestión: se sienten cómodos en lo incómodo y ello contribuye a alcanzar el éxito online.

2.- Compromiso diario

Se necesita compromiso, vocación y pasión durante todos los días. Los empresarios exitosos lo saben. Comprenden que si desean que su negocio crezca, entonces deben presentarse todos los días. Es tan simple como eso.

3.- Mentalidad de éxito

Disponer de un pensamiento exitoso es lo más importante a la hora de hacer crecer un negocio, porque si se cree en ello se tendrá. Hay que inclinarse hacia la positividad y hacia una tarea fija y engendrar una mentalidad exitosa.

4.- Disponen de una estrategia

Lo realmente importante es el apoderarse de una estrategia y además que funcione. Las metas son también relevantes, pero los empresarios más exitosos se fijan sus estrategias, sus mejores herramientas de marketing.

5.- Ejecución y tiempo

Lo que hace que una estrategia verdaderamente funcione es la ejecución que se realiza en ella. Las estrategias más brillantes no hubieran podido obtener resultados si no se hubiese empleado tiempo en ellas para ponerlas en acción.

6.- Establecen relaciones

Supone, de igual manera el establecimiento de relaciones con los clientes que en un futuro pudieran ser potenciales, y clientes pagadores. Esto es lo que a fin de cuentas construye el negocio.

7.- Inventan y generan contenido que conecta y cautiva.

El contenido es la clave para establecer esas relaciones y los empresarios saben y conocen que, para alcanzar el éxito, se debe promocionar un contenido en línea que sea increíblemente atractivo.

8.- Venta regular

Si de lo que se trata es de ganar dinero, hay que vender. Los empresarios exitosos no dejan de vender. Venden regularmente y de la manera más satisfactoria para ellos.

9.- Colaboran, cooperan y participan con la comunidad.

Algo que distingue a los verdaderos empresarios exitosos es el afán por colaborar, aprender y servir a la comunidad que les rodea. No se jactan de luchar contra su competencia, pues ni siquiera se lo plantean. Hay espacio para que todos los negocios prosperen y lleguen al éxito.

10.- Obtienen apoyo

De lo que se trata es de aprender de los demás y aplicar dicha sabiduría a su propio negocio. Los emprendedores exitosos consiguen apoyo de los demás y aprenden de ellos, para después aplicar lo aprendido a su propio negocio de manera que les satisfaga.

Cómo estamos pasando de hablar del e-commerce a hablar del u-commerce

Estamos pasando por una nueva era del comercio digital, en la que el usuario se está colocando en el centro. La comunicación con él se ha convertido en trascendental. Las empresas se preocupan cada vez más por conocer la opinión de los clientes, pudiendo así hacerles una oferta lo más personalizada posible.
Este nuevo contexto ha dado lugar a que comencemos hablar de los u-commerce en lugar de e-commerce. Esta “u” proviene de la palabra “user”, pero también de la palabra “you”, en clara referencia a esta personalización que está en alza en las relaciones comerciales.

El reto principal es saber qué desea el consumidor

Y es que los e-commerce están cada vez más volcados con el usuario, intentando procurarles una experiencia completa, que va desde antes de la propia compra hasta después de que esta se produzca. Esta relación comienza a trascender lo meramente comercial, siendo cada vez más cercana entre el vendedor y el consumidor.
Los profesionales de la comunicación online tienen ante sí un verdadero desafío, ya que tienen que encandilar por completo a un público bastante seguro de lo que quiere. El vendedor tiene que ganarse su favor desde el primer momento, consiguiendo por fin que este se anime a comprar el producto. Y todo ello pasa por escuchar sus preferencias, sus gustos y deseos. Para conseguir conocer al cliente, los vendedores cuentan canales diferentes, entre los que destacan sobre todo las redes sociales, en las que empresas y usuarios pueden interactuar.

Hay que adaptar los procesos de compra a lo que espera el consumidor

Los comercios electrónicos tienen que prepararse para esta nueva tendencia que representa el u-commerce, adaptando los procesos de compra para hacerlos más eficaces y sencillos. El consumidor desea una experiencia de compra lo más satisfactoria posible, y esto tiene que traducirse en términos de facilidad. Hay que evitar toda clase de inconvenientes tecnológicos que se puedan presentar, problemas que pueden tener que ver por ejemplo con la espera para que las páginas se carguen, o que el proceso de compra resulte más complejo de lo que cabría esperar.
Otro reto al que se enfrentan las empresas es saber transmitir una emoción al público, lo cual pasa por mejorar la relación entre vendedores y compradores online. Para despertar una sensación positiva en el consumidor que va a comprar online, las empresas tienen que trabajar especialmente la comunicación, dentro de sus estrategias de marketing. Aquí cobran un especial protagonismo los medios de comunicación social, especialmente las redes sociales. Todos estos canales tienen que ser aprovechados al máximo por las marcas, para poder hacer llegar una oferta adecuada al público concreto del que se trate.
En esta nueva tendencia del u-commerce es irrelevante el tamaño de la compañía, no funciona mejor ni peor por tratarse de una gran empresa o una pyme. La actitud que tome para conocer las preferencias de su público es lo que definirá que la estrategia de la empresa sea un éxito o un fracaso, con total independencia del volumen de la empresa.