Maneras de promover la marca personal usando el marketing relacional

En el ambiente en el que actualmente nos encontramos, con un alto porcentaje de personas muy preparadas, una de las opciones para darse a conocer y sobresalir en función de las distintas habilidades, aptitudes o capacidades que uno tenga, es el trabajo y esmero en la propia marca personal, pues no hace falta ser un emprendedor o activo comerciante para poder crearla.
Lo primero que hay que tener claro es que se pueden tener clientes a todos los niveles, es decir, para acrecentar la marca personal, es conveniente saber que no es relevante la ocupación que se tenga. El motivo es que, si eres un trabajador por cuenta ajena, tus clientes pueden ser tanto los usuarios o consumidores con los que tratas día tras día, como tus compañeros, jefes, etc. Constantemente, a cada uno de ellos, has de mostrarles lo mejor de ti mismo, lo que te caracteriza. Y el marketing relacional es una buena herramienta para hacerlo.

Funciones e intenciones

El marketing relacional es la función del marketing propiamente dicha que tiene como objetivo la creación y el establecimiento de relaciones provechosas con los clientes. Así estudia el comportamiento y actitud de éstos con la intención de facilitar herramientas y estrategias que permitan y favorezcan la interacción con ellos ofreciéndoles una experiencia inolvidable.
Aquí aparecen y se entrelazan dos disciplinas: el personal branding y el mencionado marketing relacional, que se concentran en captar el interés de los potenciales clientes hasta lograr que nos tengan como primera opción en su mente y de esta manera establecer y afianzar una relación duradera y permanente con ellos.
La primera estrategia a relucir en el marketing relacional consiste en obtener la lealtad del cliente. Esto se consigue generando relaciones, creando una comunicación efectiva con tu cliente, aportándole atractivo a través de los contenidos y la forma en la que se interactúa con ellos como base primordial.
Si esta lealtad se consigue, hay algo que nunca falla y es que si el cliente ha quedado satisfecho, no sólo volverá a aparecer, sino que empleará su tiempo en recomendarte en cuanto disponga de alguna ocasión, ayudando y consiguiendo que tu marca obtenga una buena posición.
Una de las claves para no ser sepultado en la región del olvido de la memoria de algún cliente, es el uso del marketing relacional en las redes sociales. Son bajas en coste y permiten que el desarrollo de las relaciones con los clientes no se vea interrumpido y que perdure en el tiempo. También posibilita que se te identifique como profesional de tu marca cuando se comparte contenido con dichos clientes, ofreciéndoles protagonismo al implicarlos en el contenido valioso.

Otras maneras de obtener lealtad

Existen, de igual manera, redes sociales que se utilizan específicamente solo para profesionales y que apoyan el marketing relacional.
Por último, otra de las opciones que permite desarrollar la marca traspasando las fronteras de la empresa donde colabores o trabajes, es la alternativa de la creación de un blog personal. Precisamente, con él, se accede a un trato más distendido con los usuarios que te sigan y es una buena manera de que depositen su confianza en ti.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *